confesiones

ANDRÉS BURGO

Actualizado 08/02/2019

Por Gonzalo Saá

Andrés es periodista deportivo, hincha de River, y pasó de escribir sobre la etapa más oscura del club con Ser de River en las buenas y en las malas donde repasa el recorrido de River en la B nacional, a narrar su momento más exitoso en La final de nuestras vidas, el libro de no-ficción más vendido del país.

¿Cómo surgió el libro?

El libro surgió por una idea de la editorial Planeta. Entre dos editores se contactaron con uno de Boca, el periodista Juan Becerra, y conmigo periodista de River. Yo ya había hecho un libro que es Ser de River. El miércoles 31 de octubre ya estaba avisado de la idea cuando ambos equipos llegaron a la final.

¿Te llevaron a verlo (agencia, diario, Planeta) o cómo hiciste?

Viajar a Madrid me lo pagué yo. Había cobrado un anticipo por el seguro del libro del equipo perdedor y me alcanzaba a cubrir los gastos del viaje. Me la jugué, la verdad fue una decisión que tomé y arriesgue a perder plata si River perdía. Fui un poco como hincha, toda mi vida fui a ver a River y sentí que tenía que ver el partido, y además tenía un compromiso que sabía que si ganaba, para el libro era mejor si yo viajaba.

¿Los días de espera hicieron más heróica la victoria?

Los días de espera fueron insoportables, interminables, no sé si sirvieron para hacer heróica la victoria pero sí para darle más valor. Para que todo ese sufrimiento previo haya ayudado. Antes de conocerse los rivales yo no quería que se jugara, más que nada por la espera, y también el resultado. La espera sabía que iba a ser tremenda con la cuestión mediática inflada, lo mejor era que no se jugara este partido.

¿Qué sentís de que sea el más vendido de Argentina?, ¿lo imaginaste?

Sabía que los hinchas de River estábamos en un momento en que queríamos consumir cualquier cosa relacionada a la final, pero de ninguna manera pensé que iba a ser el libro más vendido de la Argentina. Eso es una grata sorpresa.

¿Por qué elegiste esa foto de tapa?, ¿y el título?

La foto de tapa la eligió la editorial y me pareció fantástica. Si hay algo que objetar me hubiese gustado una foto más grupal, de equipo, es el éxito de un equipo, no de un jugador. Pero al mismo tiempo es una imagen con una potencia demoledora, que va a pasar de generación en generación.

Resultado de imagen para andres burgo la final de nuestras vidas

El título surge porque cuando termina el partido le digo a un amigo acabamos de ver el partido de nuestras vidas. Ahí tomé conciencia del logro, lo propuse y les gustó.

¿Escribiste el trayecto de River en la B hacia primera y después sobre el título más grande?, ¿pensaste en esa dicotomía?

Uno no es hincha por los resultados, ni por el peor posible que es un descenso, ni por el mejor posible que es ganarle una final de copa Libertadores a Boca. Uno es hincha porque tiene una relación diaria con su equipo, pero sí, la verdad que yo de hecho tenía poco tiempo para entregar el libro y decía qué puedo comentar de interesante en un mes.

En un momento recordé que había hecho el libro del descenso de River y dije esto es un desafío de tratar de contar una alegría. El dolor de una derrota lo considero más fácil de escribir, entonces lo consideraba un desafío profesional. En cierta forma era cerrar la parábola con el otro libro. 

¿Un sueño con el libro?

Que genere empatía en la gente. Es un libro respetuoso, intenté que no fuera binario, respetuoso con el rival, digo. Básicamente es la crónica del partido.

La mayoría de tus libros son sobre temas específicos, ¿cómo comenzó todo?

A mi me fascinó un libro que se llama La anatomía de un instante, de un escritor español llamado Javier Cercas, que pone la lupa en un hecho: en este caso el Tejerazo en España. Creo que a partir de ahí definí hacer libros no sobre grandes cosas, sino pequeñas cosas. Apuntar muy bien a dónde voy, poner la lupa ahí. Quizás más adelante abarque cosas menos específicas, pero por ahora estoy yendo por ahí.  

Top