política

A CAPA Y ESPADA

El ministro de justicia, Germán Garavano, defendió el proyecto de ley del nuevo régimen penal juvenil, que tiene como punto bajar a 15 años la edad de imputabilidad. “Quince años es un punto de consenso y está basado fuertemente en la estadística. A partir de los 15 años, un joven comprende la criminalidad de sus actos y debe responder con un régimen especial”, dijo el ministro.

Desde el Gobierno descartaron la posibilidad de llevar el proyecto a sesiones extraordinarias para no darle una victoria al ala opositora en un año electoral, y dijeron que el objetivo es que logre media sanción. Defendió el trabajo que haría el Estado para asistir al joven: “El joven tendría que afrontar un proceso en el cual el Estado deberá demostrar que él fue el culpable y se le dará un abordaje especial, y que no lo lleve por un camino en el que pierda su vida”.

Top