política

EL 123 DE SERGIO

Actualizado 13/03/2020

1- Estremece

El mundo ha tomado conciencia del riesgo que conlleva el Covid-19. A pesar de que el número de muertes no es superior al de otras enfermedades, la velocidad con la que avanza el virus es lo que estremece. Dejando de lado las cuestiones referentes a la salud pública, el coronavirus ha tenido consecuencias multidimensionales, provocando una “guerra” por el precio del petróleo y una fuerte corrección en los mercados financieros. Las caídas no alcanzan a los niveles de la crisis bursátil del 2008, pero los efectos negativos del avance del coronavirus aún pueden continuar.

2- Mejor tarde que nunca.

La reacción por parte de las autoridades argentinas por fin llegó. El gobierno, con Alberto Fernández a la cabeza, comienza a dar una respuesta más sensata frente al avance del coronavirus y adopta medidas en consonancia con el resto del mundo. Sin embargo, el Estado argentino no se ha caracterizado tradicionalmente por su eficacia en el desarrollo de políticas públicas. Argentina debe actuar con firmeza y seriedad, para que el Covid-19 no se convierta en un drama que exhiba una vez más el fracaso del Estado.

3- Cada vez más preocupante

La situación de la deuda argentina sigue siendo extremadamente compleja. En medio de la crisis global provocada por el coronavirus, el riesgo país ascendió por encima de los 3000 puntos, un número extremo y absurdo, que da cuenta de la desconfianza creciente que existe en torno a la Argentina. Poco se conoce de la oferta que Martín Guzmán presentará a los tenedores de bonos internacionales y en el horizonte solo hay dudas respecto a lo que pueda ocurrir. La negativa por parte de los acreedores podría precipitar al país hacia un nuevo default.

Te puede interesar

Top