deportes

LA CUARTA ES LA VENCIDA

Gimnasia de La Plata y Rosario Central se midieron este jueves por la noche en el Malvinas Argentinas mendocino por la final de la Copa Argentina. En la Ciudad, el día estuvo repleto de hinchas “triperos” y “canayas” quienes se instalaron en distintos puntos a la espera del encuentro compartiendo alguna comida y hasta se sacaron fotos juntos, dejando un buen mensaje. Luego de un 1-1 en el tiempo reglamentario, el Canaya se saco una gran espina y se consagró campeón en los penales por primera vez en su historia de la Copa Argentina.

Ambos equipos hicieron un gran partido y dejaron todo para intentar llevarse la Copa, pero el partido fue parejo y no lograron sacarse diferencias mayores. Empataron 1-1 durante los 90 minutos con goles de Zampedri a los 19′ PT y Faravelli en 51′ ST. La suerte se definió  desde el punto penal, donde Rosario Central mostró mayor jerarquía a la hora de patear y gritó campeón.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.