deportes

CUMBRE POR LA FINAL

Actualizado 05/11/2019

La Confederación Sudamericana de Fútbol convocó a los presidentes de River Flamengo, junto a los máximos directivos de las asociaciones de fútbol de ArgentinaBrasil y Chile, para tomar una decisión conjunta, respecto a la sede en la que se disputará la final única de la Copa Libertadores de América, planificada para el próximo 23 de noviembre en Santiago de Chile.

Debido a los conflictos sociales en Santiago, Chile quedó descartado como sede de la final, pero aún no está confirmada la ciudad que alojará el único partido que definirá al campeón. Sí hay una certeza: los organizadores quieren que sea en Sudamérica, y por eso quedaron descartadas Miami y Qatar, a pesar de que ambas se habían ofrecido. A esta altura, las opciones son: Lima (Perú), Asunción (Paraguay) y Medellín (Colombia).

Es que la crisis social no cesa en el país trasandino. Pese a la ratificación del gobierno de Sebastián Piñera y su ministra de Deportes para que la final se haga efectiva en Santiago, algunos ciudadanos y las hinchadas de los tres clubes más grande de la capital, ya empezaron a organizarse a través de las redes para realizar una manifestación que provoque la suspensión de la final. Por esto es que el tema debía ponerse sobre la mesa cuanto antes y buscar una solución.

En este marco aparecen dos opciones vigentes: aplazar una semana la fecha del partido y que no se mueva de Santiago (algo que no garantiza que cedan las manifestaciones) o bien pensar en una sede alternativa, donde la "Nueva Olla" de Cerro Porteño en Paraguay aparece como la opción más viable. La Conmebol también explicará por qué no es tan fácil cambiar la sede, debido a la inversión del gobierno chileno para poner el estadio en condiciones y los distintos contratos firmados.

Te puede interesar

Top