confesiones

CELESTE IANNELLI

Actualizado 17/09/2019

"ME GUSTABA DARLE VIDA A TODO LO QUE ME IBA PASANDO"

Por Juliana Argañaraz

.

En plena etapa de quimioterapia, cuando se trataba la leucemia que le habían diagnosticado a los 14 años, Celeste Iannelli se imaginaba lo que iba pasando dentro de sus venas, recreaba en su cabeza diálogos entre las plaquetas y le ponía nombre al catéter que la pinchaba. Su mente no paraba de crear, aún en el peor contexto. Empezó a escribir en servilletas del hospital y convirtió esos pensamientos en un libro, y a través de videos de youtube “transmitió” su paso por el cáncer y su recuperación, y actualmente el día a día de una adolescente de 17 años que vive la vida en silla de ruedas, con mucho humor y el arte emergiéndole por todos lados.

En 2018, Celeste ganó la competencia Jóvenes Abanderados Argentinos, de Canal 13, y desde entonces su historia se hizo mucho más conocida.

¿Cuándo empezaste con los videos de Youtube?

En agosto de 2016 me diagnosticaron y empecé a grabar videos en julio de 2017 cuando había terminado la parte más fuerte del tratamiento. Empecé contando sobre el tratamiento oncológico. A pesar de que ya estoy curada, creo que cualquier cosa que haga siempre va a estar contando lo que estoy viviendo, ahora en la silla de ruedas. En estos días también voy a subir un corto que grabé, que fue premiado en el Mafici de Puerto Madryn. Se llama “Dentro de mí”. Lo dirigí y lo grabé yo con ayuda de algunos amigos que actuaron, con mi mamá, mi papá y mi hermana. Yo hacía voley, grabé una parte en la que estoy jugando y se muestra mi enfermedad desde adentro, con una animación que también la hice yo, sobre una plaqueta que habla dentro de las venas. 

¿Ya tenías inclinación artística antes de tu diagnóstico?

Desde siempre. Desde chica me gusta, pero nunca me había dedicado a esto, era más del vóley, el colegio. Pero siempre quería que me llevaran a castings.

¿Te molesta quedar encasillada en el tema del cáncer en tus contenidos? 

Antes hablaba más del cáncer, ahora hablo de la inclusión en general. Pero también mezclo de todo, no es que siempre me tengo que estar mostrando de esa forma, porque mi vida es todo y a veces tengo ganas de subir fotos de mi cara, y las subo.

Creo que siempre voy a estar dando ese mensaje (de inclusión), pero puede ser que me empiece a desviar también, a hacer comedia, humor, videos. Mi youtube es una mezcla  de todos. Incluso lo que hago es mezclar el humor con lo de la silla de ruedas, tengo un video en el que me caigo y la gente se mata de la risa. Ahora quiero empezar con los videos así de comedia, aunque ya tengo algunos más viejos. 

¿Tenés seguidores desde que comenzaste con Youtube?, ¿te escriben?

Sí, hay gente que pasó por lo mismo que yo, y otros que no. Lo que suelo hacer con las personas que están en tratamiento oncológico y me escriben, los marco en Instagram para saber quiénes son, por si me mandan algún otro mensaje, o alguna pregunta. 

Es muy loco porque yo no conozco a la gente y veo que me mandan mensajes y no puedo creer cómo llegás a través de las redes y de qué forma, porque es mucha gente, tengo más de 100 solicitudes para contestar, se van bajando pero siguen siendo muchos.

¿Quiénes te escriben?

El mensaje típico que recibo es del público que no tiene ninguna enfermedad: me dicen que aprendieron con mis videos a valorar la vida, y a no quejarse por cosas. Del público con tratamiento oncológico me preguntan cómo hice cosas del tratamiento y nos ponemos a hablar de eso.

¿Has hecho amigos?

Sí, sobre todo con gente que conocía poco, en fundaciones o así, y por redes sociales te ponés a hablar más. O con youtubers. Con uno en especial que me pasó fue con Kevsho, que fue muy loco, lo fui a conocer un día especialmente a Disney, le di un libro que escribí yo, en forma de agradecimiento por haberme hecho conocer una serie sobre la inclusión.

View this post on Instagram

solamente gracias por tuitearlo

A post shared by Celeste Iannelli (@celesteiann) on

¿Tu libro, el que empezaste a escribir en el hospital?

Claro, yo estaba en el hospital en las internaciones y empecé a escribir en servilletas con las que me secaba las manos. Durante el tratamiento me puse a escribir todo lo que me pasaba todos los días. El libro, que se llama “Día a día. La historia de Celeste”, tiene una parte de ficción, y una parte que es la realidad, como en el corto, que en las venas están las plaquetas, y hablan. Todo ocurre adentro de la sangre, lo que pasa dentro de las venas, y después hay otra parte del por afuera, lo que me pasa a mí.

¿Y cómo te surgió esa idea?

Adentro de la sangre hay tres componentes principales, y cuando yo tenía leucemia esos componentes se iban a muriendo. Todo eso yo me lo imaginaba como una película y lo escribí. La plaqueta, que es el personaje principal adentro, transmite de alguna forma lo que yo vivía por fuera.

📍 "Día a día. La historia de Celeste" se publicó en mayo de 2019 a través de la fundación Fundación Natalí Dafne Flexer y en 2020 sale para el público en general, por Editorial Planeta.

A pesar de estar atravesando un momento muy duro, vos estabas en una explosión artística. 

Me gustaba mucho darle vida a todo lo que me iba pasando. En el tratamiento yo tenia un catéter, que es por donde se pasa la quimio, y lo tuve durante cinco meses, y le puse nombre, le dediqué una canción, todo. La silla de ruedas también tiene nombre y su propia cuenta de Instagram: Carry Rueditas, es una influencer. Tiene más de 1000 seguidores, más que mi mamá. 

¿Tenés haters?, ¿cómo te llevás?

Muy pocos pero sí, cada tanto hay alguno que otro comentario. Lo que más recibo es, capaz yo subo videos bailando en silla y muevo el pie, y la gente me recrimina eso, me dicen mentirosa. Pero yo puedo caminar, el problema que tengo lo tengo en las caderas. Yo sé que es por falta de información, capaz yo lo podría haber pensado en otro momento, porque no nací sabiendo todo lo que sé. Cuando aparecen lo subo, tapando el usuario, y respondo para toda la gente. Si alguien más llegó a pensar que muevo los pies por cualquier cosa, lo dejo en claro. Y después hasta me llegan a pedir perdón. Intento responder más a los comentarios buenos que se lo merecen, pero casi siempre respondo, con humor, cualquier cosa negativa que me tiren. 

Te puede interesar

Top