deportes

SUSPENDIÓ LA HAZAÑA

Actualizado 09/09/2019

Matías Ola (34) debió suspender este último domingo su aventura de cruzar los 42 kilómetros del Canal de la Mancha en menos de once horas. Sin cobertura alguna (como suele ser el famoso traje de neoprene) el nadador tucumano partió desde Dover (Inglaterra) buscando desembarcar en Calais (Francia), pero el frío de las aguas le produjo sensaciones de hipotermia y debió suspender el desafío a mitad de camino. Es así que fue subido a una de las embarcaciones que lo acompañaban en el cruce.

El objetivo principal del tucumano deberá seguir esperando. El nadador busca completar la Triple Corona, algo que implica cruzar el Canal de Catalina (California) y la vuelta a la isla de Manhattan- algo que ya logró-, sumado al último desafío que intentaba alcanzar. Para los nadadores de aguas abiertas, el último intento del tucumano lo convertiría en el "Everest de los Nadadores", el cual no permite utilizar ni siquiera traje de neoprene.

Antes de encarar la aventura, Matías había manifestado que sería algo complicado, debido a las condiciones del lugar: viento y frío. Esta vez no pudo ser, pero todo parece indicar que la pasión por atravesar las aguas más salvajes, llevarán al argentino a volver a intentarlo en el corto plazo.

Te puede interesar

Top