sociedad

POLÉMICA VISITA

Actualizado 04/09/2019

Mauro Zárate, Julio Buffarini y Emanuel Reynoso quedaron en la mira de varios por una actividad que llevaron adelante. Es que los jugadores estuvieron presentes (24 horas después del Superclásico) junto a Rafael Di Zeo, uno de los capos de La Doce, en la Unidad 23 del penal de Florencio Varela. Allí, justamente, permanece privado de su libertad Marcelo Aravena, ex jefe de la facción de Lomas de Zamora y amigo de Rafa. Es por esto que la "actividad recreativa" (tal como fue denominada) no cayó para nada bien en Boca.

Los jugadores llegaron al penal como "invitados" de Aravena y se sacaron fotos con algunos guardiacárceles y presos. Anteriormente, Di Zeo (quien tiene relación con el plantel) había manifestado la necesidad de tres jugadores para dicha actividad. Todo esto se viralizó rápido por las redes y generó un fuerte malestar en Boca. Es así que el manager, Guillermo Burdisso, se encargó de hablar con los jugadores.

Aravena tiene una pesada lista de antecedentes penales: en agosto de 2017 fue detenido en el marco de la investigación por asociación ilícita en La Salada. Anteriormente, había cumplido 12 años de prisión por los crímenes de Angel Delgado y Walter Vallejos, dos hinchas de River asesinados en abril de 1994. También estuvo vinculado a dos homicidios ocurridos en 2013 en cancha de San Lorenzo, en una disputa por el poder de La 12.

Te puede interesar

Top