mundo

NO A LA EXTRADICIÓN

Actualizado 04/09/2019

Después de casi 14 semanas de tensión y caos en Hong Kong, la Jefa de Gobierno Autónomo Carrie Lam cedió ante la presión y retiró el proyecto de ley de extradición que desencadenó la actual ola de protestas.

El desechar la medida era una de las cinco exigencias que vienen planteando los manifestantes, pero es la primera vez que el Gobierno Autónomo accede a alguna de ellas. Un gesto que busca calmar las aguas en el territorio, que vive su peor crisis política desde 1997. Sin embargo, los protestantes no están conformes porque consideran que se queda corto y llega demasiado tarde.

Incluso la retirada del proyecto ya no era su principal demanda, sino la creación de una comisión independiente que investigue el comportamiento de la Policía. En una conferencia emitida por televisión, Lam aseguró que no aceptará ninguna de las otras cuatro exigencias: ni renunciar a presentar cargos contra los protestantes, ni abrir un proceso de reformas democráticas. En cuanto a la quinta demanda, su propia renuncia, ni la mencionó.

Lo que sí anunció es: el Consejo Independiente de Quejas sobre la Policía (IIPC) examinará la respuesta de los agentes, estudios que se encargarán de examinar el malestar en Hong Kong y propondrá soluciones y reuniones con distintos sectores para escuchar sus quejas y actuar en consecuencia.

Ya hay 1.100 personas detenidas desde que empezó el conflicto.

Te puede interesar

Top