confesiones

MATEO SALVATTO

Actualizado 06/08/2019

"QUIERO QUE MI EMPRESA CAMBIE DE MANERA POSITIVA AL MUNDO"

Por Juliana Argañaraz
Foto: @nicorijaphoto

Matteo Salvatto es muchas cosas, y apenas supera los 20 años. Campeón nacional y mundial de robótica, dirige su propia empresa llamada Asteroid y es el creador de la app ‘Háblalo’, que mejora día a día la vida de más de 60.000 personas con discapacidades auditivas. Además es asesor del ministerio de Ciencia y Tecnología de la Provincia de Buenos Aires y viaja por el mundo dando charlas -según sus propias palabras- “motivando a jóvenes a que se sumen a intentar cambiar el mundo”.

No es común encontrar chicos de tu edad con tu trayectoria… 

Es muy difícil en este sentido estar adentro de mi cabeza, porque uno desde afuera se ve y es cierto, hay que valorar el esfuerzo y el camino recorrido, se ha hecho mucho y se ha logrado muchísimo en premios mundiales, cosas muy importantes, y principalmente la ayuda a personas con discapacidad. Pero para uno que lo vive todos los días, es lo normal es lo del día a día, uno siempre está pensando cómo superarse. 

¿Qué más te queda por hacer, ‘cuando seas grande’?

Cuando sea grande quiero ser empresario. No en el sentido convencional, sino que quiero que mi empresa crezca y sea lo más grande posible, para ayudar a la mayor cantidad de personas posible. Quiero en el futuro ser el director y fundador de una empresa que sea reconocida por asistir a millones de personas con discapacidad, o con alguna otra situación vulnerable, o ser conocido por desarrollar tecnología de punta que cambie de alguna manera positiva al mundo. Mi sueño es ese y trabajo por eso todos los días.

¿Cómo se conjuga la vida de un adolescente con la de un emprendedor o empresario?, ¿qué cosas dejaste de lado?

Se extrañan muchas cosas pero se ganan muchas otras. Se perdieron personas que no pudieron mantener el ritmo de un emprendedor, que va de acá para allá y está todo el tiempo ocupado. Se han perdido amigos, relaciones y demás, pero han llegado muchísimos también, gracias a eso. Es una vida difícil, pero si uno la sabe balancear bien es totalmente viable, es muy divertido y hacer esto siendo adolescente te da también otras herramientas, otra soltura y otra forma de encarar las situaciones: pararte a dar una charla en un escenario, ir a hablar con un director de una compañía importante, desde la posición de una persona de 20 años tiene ciertas desventajas, como que a veces no te toman enserio, pero también muchas ventajas, porque tenés más margen de error siendo tan chico. La verdad es muy divertido.

 Y en ese sentido, ¿cómo es tu rutina, o la relación con tus amigos?

Trato de salir todo lo que puedo con mis amigos, a veces obviamente no tengo tiempo, por suerte me bancan, pero intento verlos lo más que puedo los fines de semana. Obviamente en la semana no, en la semana trabajo y voy a la universidad. Mi rutina es muy agitada, me levanto temprano, a las 7:30 u 8, entro a la oficina (tengo 3 oficinas) a las 9, antes trato de andar en bicicleta para hacer algo de ejercicio, para no estar todo el tiempo en auto o en algún transporte público, y trabajo todo el día hasta las 6.30 de la tarde.

¿Desde tus comienzos tenías el objetivo de ayudar a personas con discapacidad o surgió en el camino?

Yo conviví con el tema de ayudar a los demás toda la vida porque mis viejos son muy solidarios, mi vieja trabaja con la discapacidad hace 30 años, mi viejo siempre me inculcó el tema de la solidaridad, mi vieja también. Siempre fue algo que tuve presente, pero nunca pensé que me iba a dedicar a esto, yo pensé que iba a ser algo más lateral de todo el resto de cosas que quería ser, yo quería ser un empresario tecnológico o un ingeniero muy bueno en alguna compañía internacional, el objetivo era ese, no mucho más que eso. Siempre tuve el gen social metido en la cabeza gracias a mis viejos, por suerte al salir de la secundaria pude dedicarme directamente a eso, pero no era el objetivo inicial.

¿Cuales son los principales obstáculos para el desarrollo tecnológico en el país?

Hay mucho espacio a desarrollo, innovación y mejora tecnológica en el país, estamos atrasados obviamente, pero estamos caminando hacia adaptarnos y mejorar. No tenemos que olvidarnos que argentina es un país particularmente tecnológico, digo, es un país que parece que no, pero según Harvard Business Review es el país con más capacidades tecnológicas del mundo. Nuestra segunda exportación es el software, con lo cual tenemos mucho potencial tecnológico, pero hay que saber aprovecharlo. 

Lo que yo siempre digo es que lo primero que hay que hacer es más leyes para dar beneficio a las startups o aceleradoras. La interacción gobiernos-aceleradoras-sector privado-pequeños emprendimientos. Muy al estilo israelí de impulsar las startups de tecnología. Hay que seguir trabajando sobre eso, que se está haciendo mucho: atraer más aceleradoras y demás. Lo más importante es apostar a una educación tecnológica de lo más potente y preparada, educar a todos los chicos en robótica es lo que nos va a permitir ser un país que entre en la cuarta revolución industrial antes de que se nos cierre la ventana. La educación en robótica, programación y nuevas tecnologías es lo más importante para que nuestro país sea muy avanzado en materia tecnológica.

Top