varieté

50 AÑOS DE LA PRIMERA VEZ

Actualizado 20/07/2019

El famoso Neil Armstrong, el 20 de julio de 1969, a las 22.56 hora Argentina, pisó por primera vez para la humanidad la superficie lunar. "Un pequeño paso para el hombre pero un gran paso para la humanidad” fueron sus palabras para recordar el momento por siempre.

Hoy, 50 años después, se recuerda el suceso de manera poética y nostálgica, las expediciones a la luna por ahora se han terminado. Si bien los fines científicos fueron importantes, demandaron un gran costo económico y una importante ganancia geopolítica que hoy ya no es trascendental para ninguna nación.

View this post on Instagram

EL DESTINO ESTÁ EN NUESTRAS MANOS La llegada a la Luna fue el resultado de la aceleración sin igual de descubrimientos, invenciones y progresos que se produjeron en las primeras seis décadas del siglo XX. Sin embargo no deberíamos olvidar que los efectos de esa aceleración fueron tan extraordinarios como sangrientos. Porque las mismas innovaciones tecnológicas que liberaron las fuerzas para producir soluciones constructivas a las que nunca habíamos accedido, también liberaron otras fuerzas monstruosas que se usaron para la guerra y la devastación. Desde entonces el destino de la humanidad está en nuestras propias manos. Podemos usar las tecnologías cada vez más poderosas para alcanzar un progreso infinito, para extender la salud , la vida, la inteligencia y la prosperidad de toda la humanidad; o podemos usarlas para la destrucción definitiva de la civilización y de toda la vida en nuestro planeta. Nosotros y las próximas generaciones viviremos acechados por este dilema fundamental. Mientras tanto la fotografía de la huella de un astronauta dibujada en el suelo lunar que hoy cuelga como bandera en el frente de la Casa Rosada nos da esperanza sobre el futuro. La bandera nos recuerda lo mejor de los logros de la humanidad y a los incontables hombres y mujeres geniales nacidos a lo largo de la historia en todo el mundo que hicieron posible llegar hasta ahí. Si lo pensamos en otra escala, esa huella también es una invitación personal a confiar en las propias fuerzas e ir siempre más allá.

A post shared by Mauricio Macri (@mauriciomacri) on

Te puede interesar

Top