deportes

ROJOS DE ALEGRÍA

Actualizado 01/06/2019

Este sábado se disputó la final de la Champions League en la que el Liverpool se consagró campeón al derrotar 2 a 0 a Tottenham en el Estadio Wanda Metropolitano, en Madrid. El gol fue marcado por Mohamed Salah de penal cuando iban apenas 2 minutos de partido y por Origi cuando restaban apenas minutos para su finalización. Los conjuntos de Inglaterra animaron una final que no se caracterizó por el buen juego pero si por la emotividad que puso incertidumbre hasta poco antes del final del partido.

El equipo de Jürgen Klopp se vio en ventaja rápidamente en una jugada confusa en la que Sadío Mane buscó un centro que impactó en la mano de Sissoko y el árbitro no dudó en cobrarlo. Salah lo cambió por gol. Durante el primer tiempo el protagonismo fue compartido. Ya para el segundo, el conjunto de Mauricio Pochettino buscó equilibrar el juego y algunos puntos bajos del primer tiempo mejoraron. A pesar de eso, no logró torcer un resultado que parecía predestinado. En este contexto, los Reds, que no tuvieron oportunidades en el segundo tiempo, aprovecharon un rebote en el área para que el belga recién ingresado, Dicock Origi, convierta el tanto definitivo sobre el final.

De esta manera, el Liverpool obtuvo su 6ta Champions League convirtiéndose en el tercer equipo más ganador de esta competición después de Real Madrid (13) y Milan (7).


Te puede interesar

Top