sociedad

GESTA VERDE Y FEDERAL

Actualizado 29/05/2019

Por Lucía Junquera Ramos
Ilustración: Rodrigo Mirra

Una nueva jornada verde se vivió el martes con la presentación del Proyecto de Ley de la Interrupción Voluntaria del Embarazo, por octava vez, en el Congreso de la Nación.

La marea feminista que inundó las calles y plazas del país el 8 de agosto del año pasado presentó por segundo año consecutivo el Proyecto para que la IVE sea ley, con algunas modificaciones respecto al del año pasado. En la sesión del 2018, desde las bancas, con 38 votos en contra y una abstención, los senadores negaron el derecho a la autonomía de los cuerpos gestantes; las mismas bancas que priorizaron las reflexiones sentimentales y las experiencias personales ante los hechos: el aborto clandestino existe y mata.

A los 4 días de aquella asamblea, una mujer de 34 años murió en General Pacheco, provincia de Buenos Aires, por intentar abortar con perejil. Afuera, del lado verde de la vida, quedaron las lágrimas, los gritos y el glitter de dos millones de personas que no tuvieron una respuesta a la altura de las circunstancias. También quedó el deseo de seguir reclamando, y la persistencia.

La mayor dificultad al momento de dimensionar la gravedad de las interrupciones ilegales de embarazos es que no existen cifras oficiales y actualizadas. Un informe del Centro de Estudios de Estado y Sociedad del año 2005 determinó que en Argentina se practican entre 370.000 y 520.000 abortos por año.

Datos más recientes fueron publicados en el 2016 por la Dirección de Estadísticas e Información en Salud, en el que figuran las muertes de 245 mujeres embarazadas y de este total, 43 defunciones por un “embarazo terminado en aborto”. Otro número que trascendió es que, en 2013, unas 49.000 mujeres se internaron en los hospitales públicos por problemas vinculados al aborto, lo que se traduce en 135 hospitalizaciones por día.

Ante la urgencia de revertir estas cifras, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que se gestó en el Encuentro Nacional de Mujeres realizado en Rosario, en el año 2003 y en el de Mendoza, en el 2004, se organiza y reclama desde entonces por la despenalización y legalización de una práctica diaria y clandestina. Su trabajo desde hace más de una década logró poner en agenda un tema tabú y visibilizó una deuda pendiente en la salud pública, en la justicia social y en los derechos humanos.

La razón por la que la Campaña Nacional eligió y planeó el #28M como la fecha de presentación es por el Día Internacional de Acción por la Salud de las Mujeres, porque nada está librado al azar y de eso se trata, de poder tomar decisiones donde la suerte no debería ser protagonista.

El martes desde las 15 hubo actividades en la plaza frente al Congreso, donde el colectivo de Actrices Argentinas contó con un gazebo y se desarrollaron distintas intervenciones, entre ellas un pañuelazo, un perejilazo y la lectura de un comunicado a las 17:30. En Twitter el tema se instaló todo el día con el trending topic #AbortoLegal y el feed de Instagram se llenó de selfies con pañuelos. En simultáneo, en más de cien ciudades del país y también en algunas del exterior como Madrid, Berlín y San Francisco se escuchó, una vez más, el grito que avanza: ¡Que sea Ley!

Te puede interesar

Top