confesiones

PAZ DEL PERCIO

Actualizado 28/05/2019

"ESTOY MUY LEJOS DE LA POSTURA DE 'EL QUE NO ES VEGANO ES UN ASESINO'"

.

Por Lucía Junquera Ramos

.

Paz del Percio es bailarina, profesora de danza y coreógrafa. En el 2017 creó @SamuraideEnsaladas, una cuenta en Instagram con recetas veganas que no deja de crecer. Además da clases de cocina y charlas con tips para hacer la transición hacia una alimentación sin productos de origen animal. Este año comenzó a estudiar nutrición y charló con elpodio.news para contar su experiencia.

¿Cuál fue tu primer acercamiento al veganismo?

Fue por ver algunos documentales de Netflix en los que empecé a tomar conciencia sobre la forma de alimentarnos. En su momento me interesé por comer un poco mejor y ordenarme en ese aspecto porque mi relación con la comida antes era un desastre, en el sentido de que no comía chatarra, pero sí cosas con cero elaboración: una lata de atún con un tomate o un huevo duro con arroz y nada más. En un principio no había pensado en hacerme vegana porque me parecía muy difícil pero poco a poco me fui involucrando. Es necesario cocinarse y dedicarle tiempo y energía a la comida. Ahora el plato que más me gusta y me preparo siempre son las sopas con cereal, verduras, hongos y bien condimentadas.

¿Cómo surgió @SamuraideEnsaladas?

Nació de casualidad. Uso Twitter desde hace muchos años y un día puse: "Sé hacer bastante recetas de ensaladas, ¿quieren que se las pase?". En seguida recibí muchas respuestas, incluso de gente que ni conocía, así que armé la cuenta, pero con cero pretensión. Yo soy bailarina, venía laburando mucho en teatro con mis obras autogestionadas, muy acostumbrada a remarla y nunca ver un peso, ni reconocimiento pero con Instagram la repercusión fue buenísima desde el principio. Junto a Samurai me fui haciendo vegana y aprendiendo a cocinar, el proyecto me abrió el camino.

¿Cómo pensás el contenido para tus seguidores?

El extracto de seguidores de Samurai es súper heterogéneo, hay gente vegana pero también mucha que está interesada en iniciarse o ya está en la transición. La mayoría de los mensajes son de personas que empiezan a incorporar variedad a sus dietas y eso es lo que busco. Estoy muy alejada de la postura del que no es vegano es un asesino, o un cómplice del sistema y demás discursos del estilo que circulan; a alguien que labura en un comedor infantil, o en un hospital público, no le puedo decir que es un asesino por comer o cocinar carne. La mayoría de las recetas que comparto son platos que preparo para mí en el día a día y priorizo ser coherente con lo que transmito.

Paz en una de sus charlas

¿Cómo surgió el interés por estudiar nutrición?

Me hacen un montón de preguntas a diario donde noto la responsabilidad que tengo al comunicar sobre un tema en el que entra en juego la salud de las personas. Mis respuestas están limitadas por mi experiencia y por la óptica de mi realidad pero a veces me escriben adolescentes de un pueblo súper chico de alguna provincia y en ese momento siento que quizás yo soy su única fuente de información y tengo que cuidar la formas y el contenido de lo que digo. Me vi en la necesidad de ampliar mis conocimientos y estaba dispuesta a dedicarle más tiempo, así que tomé la decisión de inscribirme en la carrera. Estoy muy contenta con este nuevo inicio.

¿Creés que la forma en la que nos alimentamos es política?

Totalmente. Para mí, @SamuraideEnsaladas es un proyecto político, como lo es el veganismo, el reducir lo que consumimos y el elegir dónde invertimos nuestro dinero. Más aún cuando está involucrado con un rol tan preponderante el mercado y la producción a gran escala. Ser vegano no es caro, esto lo remarco porque todo el tiempo circula ese supuesto. Es muy barato todo lo que como: cereales, legumbres, condimentos. En cambio, elijo no comer alimentos de supermercado y ultraprocesados que tienen un sobreprecio tremendo.

¿Cómo es el vínculo con tu cuerpo a partir de la danza?

Empecé a entrenar a los 19 años y desde entonces mi cuerpo dejó de ser "cómo me veo en el espejo", "cómo lo ven los demás", "cómo de queda la ropa". Hoy me encanta que sea fuerte, que me de sensaciones cuando bailo o hago estiramiento. Por ese motivo desarrollé Pegar Lomazo, las clases de danza que doy en Villa Crespo, donde hay ejercicios fáciles pero elaborados, con coreografías como las que vemos en un show o en un videoclip. Ahí conectás con tu físico, lo ponés en acción y te empezás a escuchar más y eso cambia la relación con tu cuerpo. Me parece importante promover eso, más allá de la palabra, porque no es simple estar bien con una misma solo porque alguien te dice: "Querete como sos".

Con Pegar Lomazo

¿Cuándo te empezaste a interesar por las acciones ecológicas?

Ese “clic” con el planeta fue hace poco, sobre todo con el uso del plástico. Sé que hay gente muchísimo más involucrada que yo y tampoco diría que lo llevo a todos los aspectos de mi vida, pero además de cuidar el agua y la energía, desde siempre, a partir del veganismo me siento más conectada con los animales y soy más consciente del daño irreversible que generan los desperdicios en el ecosistema. A esto lo veo muy asociado a las grandes corporaciones que están interesadas solo en proteger el bolsillo y eso hace que me choque el doble.

Por último, ¿qué le dirías a alguien que quiere comenzar con la transición y no sabe cómo arrancar?

De esto hablo mucho en las charlas que doy. En principio, le diría que vaya con paciencia, que disfrute el proceso y que no se convierta en un motivo más para castigarse o sentirse en falta porque esas presiones son las que sobran; el veganismo tiene que ser alegría. Además es importante que se informe y vaya al nutricionista en la medida que pueda. Está bueno que se involucre y se relacione con personas que estén en la misma para transformar la práctica individual en  una experiencia colectiva.

Te puede interesar

Top