confesiones

MARINA PONZI

Actualizado 16/05/2019

Por Guada Fernández (@hadalupita)
Proyecto A volar: entrevistas a mujeres emprendedoras

Cuando llegamos al lugar acordado para hacer la entrevista, el barullo nos expulsó enseguida. Con Marina nos aventuramos y elegimos al azar una esquina tradicional con buen café con leche y el sonido ambiente adecuado para charlar distendidas. Como si ya nos conociéramos -es difícil no conocer su historia si sos mujer y estás en el círculo emprendedor- empezamos a conversar sobre sus múltiples iniciativas entorno al poder femenino y el networking que nos mueve (¡literalmente!) a comernos el mundo. Esta es la historia de Marina, creadora de Ladies Brunch y una de las organizadoras del She Festival que se realizó en Buenos Aires.

¿Cómo surgió tu inquietud emprendedora?

Estudié comunicación y cuando terminé la carrera empecé a buscar trabajo, pero no estaba segura de qué quería hacer, si quería emprender o no. Me fui a vivir un año a España porque me salió un trabajo allá y, sin conocer a nadie, empecé a buscar gente en las redes sociales. Me encontré con unas chicas que estaban organizando un brunch para conocerse y dije “esta es la mía”. Fui al primer encuentro: la propuesta era salir a brunchear cada 15 días. Después de trabajar allá en un banco en relación de dependencia, me di cuenta de que no era lo mío y volví decidida a emprender.

¿Qué hiciste cuando llegaste?

Con una amiga nos propusimos armar una productora de eventos. No teníamos idea de nada, yo tenía apenas 25 años. Hicimos un evento chico, quedó divino pero no era negocio. Trabajé en una empresa donde aprendí muchísimo de marketing digital. Fue una muy buena escuela, me ayudó a contactarme con el mundo emprendedor, empecé a ir a eventos de networking y descubrí que no había muchas mujeres. Entonces, se me ocurrió usar la idea de ir a brunchear, mezclarlo con emprendedoras, y generar eventos de networking. Es decir que Ladies surgió más como una necesidad mía: quería crearlo porque nadie lo estaba haciendo.

Ese fue el puntapié de Ladies. ¿Cómo fue la largada?

Armé un blog, empecé a sumar amigas y conocidas. El primer evento lo organicé en un hotel por Palermo y vinieron 25 chicas. ¡Estuvo buenísimo! En ese momento era innovador porque no había muchos lugares para brunchear, y estos eventos tenían un concepto nuevo enfocado a la mujer más joven, tuvo bastante repercusión en medios.

¿Cómo seguiste alimentando Ladies y complementándolo con la tarea que hacías en tu trabajo full time? A veces la parte más difícil es elegir: o dejo todo y me tiro a la pileta, o sigo y en los ratos libres me dedico a mi emprendimiento…

Yo seguía con mi trabajo y empecé a ampliar mi círculo por organizar los brunchs, en cada evento venían chicas nuevas y generaba contactos, siempre surgían cosas. Por seis años lo organicé casi todos los meses.

¿Cuál es el espíritu de Ladies Brunch? ¿Qué querés generar?

Unión y dar lugar a contactos valiosos. Creo que los emprendedores y las mujeres profesionales suelen lanzarse solos o con un socio y no tienen una red de contención muy grande. Es diferente a alguien que trabaja en relación de dependencia con un jefe o un equipo. El emprendedor en general no tiene ese espacio y es muy importante para sentirse seguro, saber si lo que le estás proponiendo a un cliente está bien, validar el trabajo. Sirve intercambiar conocimientos. Después lo que sale de los encuentros de Ladies es orgánico y surge del interés de cada persona. Lo hice para mujeres porque para mí nosotras necesitamos muchísimo más empuje. Siento que la mujer está un poquito más relegada.

¿Cómo es el vínculo que generás con las chicas que van a los eventos?

La gran mayoría de las chicas que viene una vez vuelve, rotan, siempre hay chicas nuevas. Muchas han venido más de 10 veces en los últimos dos años. Otras no: vienen una vez y después de 5 meses vuelven. Todo depende de lo que cada una ponga en ese encuentro: si te quedás sentada y no hablás con nadie, probablemente no generes muchos vínculos. En un evento podés conocer más de 40 mujeres, hay muchas oportunidades, han sucedido cosas muy lindas.

¿Cómo es el proceso para elegir a las mujeres que van a compartir su experiencia?

Surgió el segundo año. Las chicas sugerían por qué no invitar a tal a dar una charla, o abordar algún otro tema. Y la verdad que yo estoy siempre abierta a esas cosas ¿por qué no? La idea es que sirva. Ahí arrancó esta dinámica. Invité a mujeres que yo conocía y tenían historias inspiradoras, interesantes y diferentes. En general conozco los perfiles, investigo y no me quedo en lo superficial. Intento buscar historias que sean ricas de contenido y no sólo enfocadas en lo profesional. Estoy siempre muy atenta, leyendo notas y buscando.

¿Qué otros espacios para mujeres emprendedoras se van generando además del brunch?

Surgió la idea de armar los Círculos de Ladies porque había ido a varios cursos de emprendedores donde escuchabas al profesor y te ibas a tu casa y tenías que implementar, esa parte me costaba mucho. Entonces se me ocurrió empezar a armar capacitaciones donde se pueda trabajar más uno a uno y que las chicas puedan avanzar. Son grupos reducidos donde se puede preguntar más, tener feedback personalizado.

¿Cómo ves el rol de la mujer desde tu lugar? ¿Hay un ambiente propicio para trabajar temas de género, para conectarse y potenciarse?

Hay muchos lugares donde las mujeres se pueden conectar: encuentros para emprendedoras, talleres, comunidades. Lo que hay es parte de un todo, hay mucha necesidad y cada mujer va a elegir en qué lugar se siente más cómoda. Esto genera un ecosistema que está buenísimo porque impulsa a la mujer a conectarse más, a capacitarse más, a pensar su negocio de forma profesional, verse desde otro punto de vista. Tiene que ver con un empoderamiento general. Como como mujeres podemos ser mejores y no quedarnos chiquitas, pensar más en grande. Tenemos la posibilidad de re pensar nuestro rol en la sociedad, está buenísimo lo que está pasando. Siento que es un momento muy lindo para Ladies Brunch.

Ping pong de Marina:

Qué no puede faltar en un ladies: buena comida, obviamente. Buena energía de la gente, aunque no depende de mí. Un lindo espacio, el resto son extras.

Lo que te motiva todos los días: Generar espacios de conexión, de vínculo. Me gusta conocer gente nueva.

Administración del tiempo de una freelancer: Me la paso frente a la PC la mayor parte del día. Uso una agenda donde tengo todo anotado lo que tengo que hacer por día. Cada vez que hago algo, lo tacho. Tengo todos los proyectos en carpetas, tengo Excels donde marco cómo voy avanzando con cada cosa.

Top