política

NI EL MEJOR ADIVINO...

Actualizado 28/05/2019

Por Gonzalo Saá

El 2015 fue un año de cambios. La coalición Cambiemos, al mando de Mauricio Macri, derrotó al candidato del Frente para la Victoria Daniel Scioli, provocó el fin de 12 años del kirchnerismo convirtiéndose en la primera fórmula no peronista ni radical en ganar una elección desde el regreso a la democracia. El fin de una década de populismo que terminó con una crisis energética, con 32,5% de pobres y con un defasaje de precios brutal.

Imagen relacionada
Mauricio Macri

El actual presidente propuso un proyecto totalmente distinto. Quiso cambiar el paradigma: pasar de una Argentina enfrentada al mundo a ponerla en las principales vidrieras. Pasamos de relacionarnos con Morales, Chávez y Castro a Obama, Macron y Merkel. Sacó el cepo al dólar y aumentó progresivamente las tarifas de gas, luz y transporte público, lo que a la mayoría le pareció normal, por lo poco que se pagaba.

Luego, las elecciones legislativas argentinas le dieron un respaldo absoluto al Gobierno cuando Cambiemos venció a Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires de la mano de Esteban Bullrich. Presentaron una baja de la pobreza de 5 puntos llegando al 27,3%, la economía mes a mes repuntaba e insistían que era el camino correcto. Nadie dudaba de la reelección de Macri y que el peronismo de la mano de Cristina estaba en ruinas.

Las causas de corrupción del kirchnerismo, involucrando a Néstor, Cristina y sus principales ministros, salpicaron para todos lados. Los famosos cuadernos Gloria dieron un cimbronazo que posibilitó la figura del testigo protegido para aportar datos de lo que pasaba.

Hasta que llegó el 2018. Un año de inestabilidad en el que Argentina se vio afectada por una crisis económica global, con una disputa comercial entre Estados Unidos y China, la causa de corrupción más grande de Brasil (principal socio argentino), el Lava Jato, y la peor cosecha de la historia producto de la mayor sequía de los últimos 50 años.

Eso provocó una marea de dudas que aún existen al día de hoy. Llamaron de emergencia al Fondo Monetario Internacional para que preste dinero, a devolver en varios años, a cambio de algunas condiciones entre las que el déficit cero fue la más importante. En esta turbulencia el dólar pasó de 20-22 a 42-44 pesos y las tarifas de gas, luz y transporte continuaron subiendo. La pobreza, a pesar del horizonte "pobreza cero" que presentó Macri en su campaña, volvió a subir a los niveles en que estaba cuando asumió, un 32%.

Resultado de imagen para macri fmi
Macri junto a la titular del FMI, Christine Lagarde

Hasta el 22 de junio, que es el cierre definitivo para presentar la lista de candidatos, hay miles de conjeturas posibles. Y dentro de todas esas se empezó a hablar de un acuerdo básico de 10 puntos para el desarrollo del país y brindar calma a los mercados financieros. A raíz de eso el Presidente le mandó por mail a los principales referentes de la oposición, de la iglesia y a los gobernadores para charlar sobre esta cuestión. El círculo rojo (los empresarios) dieron el visto bueno a la iniciativa. Por el momento nadie se pone de acuerdo en los cimientos para hacer crecer el país y solo critican el rumbo político y económico.

Cristina Kirchner movió el tablero político. Después de presentar su libro "Sinceramente" en una Feria del Libro repleta de militantes hizo otra jugada de fuerte impacto. La dupla Alberto Fernández (presidente) - Cristina Fernández (vice) sorprendió a propios y ajenos. Esta movida busca sumar votos peronistas no kirchneristas dada la buena imagen de Alberto dentro del PJ. CFK al representar el 30% de la población insiste en tener que estar en la lista.

Resultado de imagen para cristina alberto
Fernández-Fernández en su primer actor campaña en Merlo

Todos los candidatos se animan a criticar a Macri en una economía que no mejora. Los radicales en la Convención Nacional aprobaron seguir en Cambiemos pero piden mayor participación en la toma de decisiones y sueñan con un vice de su partido. Los peronistas enfrentados entre sí no paran de criticar las políticas de Cambiemos y aseguran que tiene que venir urgente un cambio de rumbo.

En Alternativa Federal, que se formó con Pichetto, Massa, Urtubey y Schiaretti, sumando al ex ministro de economía Lavagna se pelean por quién debe ser el candidato en vez de generar políticas en conjunto. La política es así y a pocos meses de la elección la incertidumbre es total.

¿Quién ganará? Ni el mejor adivino lo sabe.

Te puede interesar

Top