Mundo

GANÓ…Y PERDIÓ

Tras un martes clave en Estados Unidos, las elecciones legislativas marcaron el curso de la política de cara a los 2 últimos años de gestión de Donald Trump, que fue puesto a prueba por el voto popular y lo pudo superar, dando un cierto alivio a su futuro electoral.

Después de una pelea pareja, los Republicanos lograron mantener el poder en el Senado, mientras que los Demócratas ganaron el control de la Cámara de Representantes. Ahí la “ola azul” (demócrata) se quedó con 219 bancas, mientras que el oficialismo quedó con 193. La Cámara Baja renovará sus 435 bancas.

Si bien la oposición no arrasó como se esperaba, sí logrará un Congreso más diverso, incluyendo mujeres, jóvenes y hasta una legisladora musulmana, algo que es impensado en el modelo conservador. Pero además, Trump podría tener dificultades para aprobar leyes como reformas impositivas, de salud e incluso de migración. Ahora la meta son las elecciones 2020.

Imagen relacionada