mundo

DÍA CLAVE

Este martes se celebran las elecciones legislativas en los Estados Unidos, denominadas “midterm” (de medio término) que marcarán el camino de la política norteamericana de cara a los 2 últimos años de gestión de Donald Trump. Los norteamericanos eligen a los representantes de ambas cámaras: la de Representantes y el Senado. En ambas, el partido Republicano tiene mayoría, lo que para el presidente supone un gran caballo de batalla, por las reformas que plantea como también por la custodia que le provee ante un posible pedido de juicio político por la causa de influencia rusa en las elecciones presidenciales.

¿Cómo vienen los números? En el Senado el partido Republicano tiene una mayoría muy pequeña. 51 de los 100, frente a los 47 del Partido Demócrata, y sumando a 2 independientes que votan al son de los Demócratas.

En la Cámara de Representantes cuenta con 435 bancas, de las cuales los republicanos tienen 235 contra 193 demócratas y 7 bancas vacías (que también se disputan en las elecciones).

Están en juego la totalidad de las bancas, que tienen una vigencia de 2 años. En caso de que el partido Republicano revalide su mayoría, los cambios no será abrumadores, y significará un espaldarazo al presidente de cara al resto de su gestión. En caso de que el Partido Republicano recupere la mayoría, el poder legislativo será una verdadera pesadilla para Trump que tiene muchas leyes por sacar.