sociedad

LE TIENEN MIEDO

Actualizado 21/03/2019

Después de la cuestionada entrevista que dio Nahir Galarza a Mariana Fabbiani para El Trece, dos de sus compañeras pidieron ser transferidas a otro penal por miedo a ser atacadas por Nahir.

Se trata de Ludmila Soto, a quien Galarza apuntó por supuesto acoso, y Griselda Bordeira. Soto sostiene que Nahir planeaba ahorcar a Bordeira y fugarse: “Temo por mi integridad física”, aseguró. Según la interna, Galarza mencionó varias veces que “podía ahorcarla con una toalla” a Bordeira y que incluso podría autolesionarse para incriminarla, por consejo de su padre.

A su vez, Ludmila dice que teme también por su salud mental, ya que no duerme: “No descanso por temor a que ocurra una situación en la noche. Nahir no duerme, deambula por el pabellón en actitudes extrañas, como pararse sobre muebles, permaneciendo inmóvil, mirando un punto fijo”. Finalmente contó que entre las compañeras del pabellón toman turnos para dormir y cuidarse entre ellas y aseguró: “Me dijo que que ella no permanecería 35 años y que lo tenía conversado con su padre”.

Te puede interesar

Top