confesiones

MI AMIGO INVENCIBLE

Actualizado 19/03/2019

Por Fabrizzio Pizzolatto

Es una banda formada en Mendoza hace poco menos de 12 años pero que se radicó en Buenos Aires hace 10, y desde allí llevan a cabo una carrera magnífica que los posicionó como exponentes de la música independiente. La componen Mariano di Césare (voz y guitarra), Leo Gudiño (percusión y coros), Mariano Castro (shakers y voces) Juan Pablo Quatrini (bajo), Arturo Martín (batería), Nicolás Voloschin (guitarra) y Pablo Di Nardo (sintetizadores). Como cierre de esos 10 años, lanzaron un vinilo que presentaron en Niceto. Punto y aparte, nueva etapa y muchos nuevos proyectos, como la presentación de su décimo material discográfico.

Después de 12 años de carrera, ¿cómo está la banda?

Siempre respondemos lo mismo: Estamos en un estado de renovación. Siempre tratamos de refrescarnos porque le damos importancia a lo que hacemos y necesitamos renovarlo, darle movimiento para que no se agote. Además no podemos separarnos de los cambios que se dan en el entorno.

Esa renovación lógicamente repercute en el estilo musical…

Sí, claro. Vos escuchás nuestros discos desde el inicio y son bastantes flexibles entre sí y dentro de los discos, las propias canciones, también. Eso ya nos da la libertad de hacer lo que queramos. Además, también cambió nuestra musicalidad, porque en un principio, siendo mendocinos en Buenos Aires, debíamos alquilar salas de ensayo, lo que lo hacía muy rutinario y no se aprovechaba. La banda llegó a un punto de separación por esa monotonía, hasta que decidimos alquilar un piso y armar nuestro propio estudio, que consolidamos como nuestro espacio, y eso nos permitió redescubrirnos y fluir mejor.

Están por lanzar un nuevo disco, ¿cómo lo encaran?

Sí, es una de nuestras mejores experiencias como banda, ya que un productor de Estados Unidos va a venir a trabajar y nosotros vamos a viajar allá para terminarlo. Nuestra idea es que salga antes de mitad de año y creemos que vamos a llegar porque venimos trabajando un montón antes del disco, es decir, todo el trabajo que se hace posterior. Tenemos pensado grabarlo, viajar en abril a San Francisco a mezclarlo y traerlo terminado.

Mientras tanto, hace unos días lanzaron algo muy especial…

Sí, es un momento de celebración porque hemos editado un vinilo, que pretende ser un quiebre o un punto aparte de una etapa de 10 años de nuestra carrera, y por eso hicimos una tapa negra, con el objetivo de que sea un cierre.

¿Cómo ven la industria de producción musical en Mendoza?

Creo -responde Mariano- que en un momento hubo un proyecto cultural que potenció la federalización de la música, porque abrió puertas. Como por ejemplo el Le Parc, un espacio que le permitió a músicos locales y de otros lugares, tocar en la provincia. La federalización es en realidad más una globalización. Gracias a las nuevas herramientas, los grupos de distintas provincias están al mismo nivel, aunque depende de la focalización de la gente y los medios. Pero es algo que vemos hace rato.

¿Y al escenario de bandas locales?

Está en un momento en el que todavía no se va a poder analizar. Porque está explotando. Y dentro de esa explosión, no se puede ver mucho más que disfrutarlo. Nosotros estamos flasheando un montón con lo que está pasando en Mendoza. Ver cómo una banda como Gauchito Club que nació hace poco tiempo, está explotando tanto, es súper gratificante. Porque a nosotros nos costó 10 años eso. Creemos que destruye algunos mitos y es muy favorable.

Fotos: Nora Lezano

Top