deportes

PARÁ, DEFINIMOS NOSOTROS

Sépanlo: El drama de la final de la Copa Libertadores no va a tener fin hasta que termine la segunda final (seguramente más también) que, por el momento, será el 24 de noviembre. El round de ahora es por los visitantes, con el condimento especial que le añadió, nada más ni nada menos, el presidente de la Nación.

Idas y vueltasMacri se despertó con ganas de ver visitantes y lanzó el tweet de la ilusión para los hinchas. No se quedó con eso, porque luego se reunió con las autoridades del Ministerio de Seguridad de Capital y les pidió un esfuerzo para brindar garantías: “Va a ser con público visitante. Ya hablé con el jefe de Gobierno, es un hecho excepcional”. Sin embargo, sobre el final de la tarde, le bajó el entusiasmo a sus declaraciones y dijo que él brindó garantías pero sin “imponer” y que las decisiones se toman entre los clubes: “Dijimos que están dadas las garantías pero el que organiza es el club”.

-“Pero si Macri lo había dicho…”

Si lo dijo Macri, nada. El que salió a declarar luego de ese acto casi verborrágico del presidente (o estratégico), fue el presidente de Boca, Daniel Angelici, que bajó los humos del asunto y dio la peor noticia para los hinchas: “Es muy probable que decidamos jugar sin visitantes”. También aseguró que va a hablar con su par de River, Rodolfo D’Onofio, el lunes, para definir el diseño del partido en los estadios: si con 2 colores, o con 4.

Si Mauricio, es una final histórica.