confesiones

LULA AICARDI ✨

“A LA ASTROLOGÍA NO LA VEO COMO PREDICTIVA”

Por Juliana Argañaraz

Cuando Lula Aicardi (44) tuvo que volver al trabajo después de dar a luz a su segundo hijo, decidió dar un giro bastante amplio a su vida. Dejó atrás la rutina de oficina y con más de 30 se animó a probar algo nuevo, algo que realmente quería hacer: decidió dedicarse completamente a la astrología. Hoy hace lecturas de cartas natales, dicta cursos y desarrolla nuevos métodos de aplicar sus conocimientos. “La astrología es un lenguaje sagrado y cada uno tiene su interpretación”, dice a elpodio.news. “Cuando arranqué me di cuenta de la herramienta que es y la utilidad que tiene para el conocimiento personal”.

¿A qué utilidad te referís?

Desde lo personal y como yo hago las cosas, uno tiene distintas emociones o sensaciones o sentimientos que pueden ser muy antagónicos y eso uno lo vive como si fuese algo malo, algo está siempre como en tensión. La astrología te abre tu mapa y te dice cuál es tu energía, para poder desplegarla en su totalidad. Nosotros somos como un espiral, podés estar en lo más bajo de tu energía o en lo más alto. Las personas normales subimos y bajamos todo el tiempo.

También sirve para ponerle palabras a lo que uno siente pero no puede nombrar. Por ejemplo, alguien puede decir “yo soy exigente pero a la vez soy hiper sensible, ¿cómo entra todo en una persona?”, le explicamos la manera. Cada uno con su energía va abriendo esos espacios y se va comprendiendo, no solo a uno mismo, sino a la pareja, a los hijos…

¿Y hay una promesa de que algo va a cambiar después de la lectura?

Pasa mucho. Tengo varias mamás que vienen a ver la carta de algún hijo que por lo general son muy sensibles. Las mamás un poco frías o desapegadas ven a estas conductas excesivas a nivel emocional como algo malo, entonces cuando vienen a la consulta les explico cuál es la energía de ese chico. Después vemos que para cada energía hay como un kit de primeros auxilios: si sos muy sensible o emocional, el arte, la música, la pintura, son tus herramientas. Todo lo que sea que uno pueda sacar de adentro para afuera, todo lo que se pueda plasmar. Si eso no está, hay algo que queda todo el tiempo queriendo salir. Cuando hablo con las mamás, me cuentan que los ven diferente inmediatamente vuelven de la lectura.

No sé si hay un cambio seguro, pero al menos se van diciendo “qué viaje me pegué”. Aprenden un montón, se llevan un montón y eso les abre la cabeza. Mucha gente viene con problemas puntuales y los podemos ver o resolver, o al menos entender el por qué.

¿Qué opinás de que ahora la astrología esté “de moda”?

Hay una tendencia, con algunas personalidades de Instagram, pero también se trata como si fuera un conocimiento que todos tienen, lo tocan muy de oído, dicen una cantidad de burradas que no podés creer. Que si la luna entró en aries, es tiempo de tal cosa, todo el mundo habla de astrología y desde un lugar como carmático, o que te van a pasar determinadas cosas. Yo a la astrología no la veo como predictiva, no sé qué va a pasar, ni a mi ni a nadie que me venga a ver.

No podés decirle a la gente “hoy la luna está en aries, cuidado con las peleas”. No sabés cuál es el comportamiento de cada persona, cómo esa energía baja a la carta de cada persona.

En la data que se encuentra en internet está todo compartimentado: si vos tenés la luna en no sé dónde, todas las personas van a ser de tal forma… cuando un astrólogo lo hace es una lectura mucho más personalizada. Cómo esa persona se va a sentir con la energía que tiene. Si podés saber que tenés determinada energía, te va a dar un conocimiento de por qué sentís lo que sentís, o te manejás así, o por qué no hacés lo que querés hacer, qué se te dificulta.

O sea que el horóscopo no sirve para predecir…

Y, nunca te van a decir “vas a cambiar de trabajo”. A lo sumo verán que “ hay un movimiento que tiene que ver con lo profesional”. Una vez tuve un señor que se quería separar y estuvimos charlando un rato largo y en un momento me dice “bueno, ¿me separo o no me separo?”. Si yo te doy esa respuesta el poder está en mi, y ¿de qué te sirvió? Para mí lo que está bueno es que salgas empoderado de la entrevista.

¿Cuáles serían los tres mitos principales sobre la astrología?

Uno es el horóscopo, ese que está dividido en amor, dinero, y lo tienen como algo contundente. “El horóscopo me dijo…”, dice la gente. Hay muchos que lo tienen en cuenta desde un lugar más de chiste, pero inclusive los que lo leen todos los domingos, no lo tienen como algo de referencia pero igual lo leen. El otro día tenía una pareja que los dos cumplían justo en el límite entre un signo y el otro: la mujer creía que era de acuario, pero cuando le saqué la carta era de piscis, y el hombre creía que era de géminis pero era de tauro. Son esas cosas, que te vas fijando en el horóscopo y puede ser que no sean. Si tenés 70 años estuviste 70 años leyendo un horóscopo que no era el tuyo.

Otro puede ser el tema de la predicción, que ya hablamos. Uno viene a la consulta esperando que le digan si va a conseguir novio, si va a cambiar de trabajo, si se va a mudar, como dándole el poder al astrólogo en vez de empoderarse uno. A veces resulta más fácil que alguien te diga las cosas, que vivirlas y atravesarlas.

Y otro, el “yo soy de acuario”, “vos sos de tauro”, “vos sos de cáncer”, o cuando una persona te dice “ay pero mi hermano es ariano y nada que ver”. Uno no es solamente del signo en el que nació, sino que la carta natal tiene una cantidad de planetas y cada planeta tiene funciones y estas van accionando dentro de cada uno y a veces el sol, que es el signo, no está siendo desplegado, que no está bueno, pero es híper común.

Top