confesiones

ALBERTO CARLETI

Actualizado 22/05/2020

Por Fabrizio Pizzolatto

.

Carleti es el presidente de la Federación Económica de Mendoza, una organización gremial empresaria que vela por los intereses de las Pymes de la provincia. Nos cuenta cómo se gestiona este contexto de emergencia, que impacta fuertemente en los ingresos de un sector que de a poco vuelve a ponerse en funcionamiento. 

¿Cómo evalúa el funcionamiento del protocolo para la apertura de los comercios?

Hasta ahora, lo que vemos es la adaptación a esta primera etapa, donde los comercios se deben adecuar al protocolo sanitario y la escasa circulación de personas. Se va aprendiendo con el transcurrir de los días.

¿Y en cuanto a la actividad comercial?

En relación a lo que significa el movimiento de personas o de ventas, como datos estimativos, hemos calculado que las ventas están entre un 20 y un 30% de la normalidad. Esto puede irse modificando a medida que se flexibilice más la cuarentena y se amplíe la circulación. Sería difícil hacer una estimación de con qué velocidad empezarán a recuperarse estas PyMes. 

¿Y qué se necesita para ayudar a este sector que estuvo paralizado?

Los mecanismos de ayuda están planteados ante el gobierno, que de hecho ha instrumentado algunos tanto a nivel nacional como provincial. Por ejemplo, la ATP o líneas de crédito a tasas bajas. El problema es que la emergencia es mayor a la capacidad de alcance de estos instrumentos. Por ejemplo, calculamos que solo entre un 40 y 50% de los que solicitaron el ATP, lo pudieron obtener. Esto significa que a futuro vamos a tener que pensar en un plan de salvataje, que debe implicar financiamiento para las empresas.

¿Se debe rediscutir la presión impositiva?

Sin duda. Nosotros lo hemos planteado desde la Federación Económica en una reunión que mantuvimos con Sergio Massa. Entendemos que hay tres ejes fundamentales con los que trazar un plan a futuro: el impositivo, laboral y financiero.

Piden instrumentos financieros para evitar los concursos ...

¿Qué actividades que no se han habilitado, solicitarían abrir?

Están en estudio permanente las actividades que hoy quedan limitadas. Por ejemplo, el sector gastronómico y las actividades ligadas al turismo. Día a día se está analizando cuáles son los protocolos que se deberían cumplir para ponerlas en funcionamiento. Lo que pasa es que todo queda supeditado a cómo se comporte la situación sanitaria de la provincia.

¿Qué postura fija la FEM sobre el horario corrido para el comercio?

La Federación no rechaza la aplicación del horario corrido pero se deben adecuar un montón de circunstancias. Por ejemplo, que debe existir un horario de verano e invierno diferenciado y que debe tener correlación con el de los shoppings y grandes centros. Creemos que una ley debe regular y después establecerse pautas, que sean consensuadas con las Cámaras de Comercio. Por ejemplo, que esa regulación implique diferenciación por zonas, porque los comercios del centro de Capital y otros departamentos del Gran Mendoza tienen realidades diferentes a los de otras jurisdicciones. Plantear este tema implica una complejidad importante, con lo cual la discusión no puede centrarse exclusivamente en si es de una cuestión de voluntad de aplicar el horario corrido o no.

Te puede interesar

Top