confesiones

MIRIAM BUCCHERI

Actualizado 17/04/2020

El Colegio de Farmacéuticos de Mendoza (COFAM) nuclea a los privados mendocinos de un sector que resulta de vital importancia en este contexto de pandemia. Además, aplica en la provincia un programa para que los farmacéuticos ayuden directamente a las mujeres en contexto de violencia, al que se llamó "Barbijo Rojo" y está coordinado por el Ministerio de la Mujer, Género y Diversidad. Miriam, la vicepresidenta del ente, es la vocera del proyecto y nos explica de que se trata.

¿Cómo surgió "Barbijo Rojo"?

Este programa se realizó en conjunto entre la Confederación Farmacéutica Argentina y el Ministerio de las Mujeres, Género y Diversidad de la Nación. Todo está centralizado desde el ministerio. Como la COFA nuclea al COFAM, nosotros lo aplicamos en la provincia.

¿Cómo evalúan la aplicación del programa en Mendoza?

El programa va por etapas. En este momento estamos llenando planillas, por lo que todavía no hay estadísticas disponibles. Cuando desde el Ministerio puedan acceder a ellas, nosotros tenemos que transmitir los datos que vamos recopilando en Mendoza. Si llega a surgir algún caso, el farmacéutico sabe cómo actuar en base al protocolo.

¿Un proyecto como este puede alentar a otras iniciativas para combatir otros flagelos? ¿Es importante comprometer al sector privado?

Por supuesto. Todo genera un precedente. Nos damos cuenta con este proyecto que cada vez más ciudadanos y profesionales estamos comprometidos con esta situación tremenda como la violencia de género. Es un proyecto muy importante porque tiene como eje central al farmacéutico, que sabemos que es un eslabón fundamental en la cadena de salud.

El presidente de COFAM (Mario Valestra), la ministra de Salud de Mendoza, Ana Maria Nadal, Miriam Buccheri, la Directora de Farmacología de la provincia, Cecilia Orueta y el prosecretario de COFAM, Ricardo Aizcorbe.

Saliendo del programa... ¿Cómo evalúa la demanda que han tenido los elementos fundamentales de la cuarentena en esta época de pandemia?

La demanda aumentó considerablemente y muchos farmacéuticos se han quedado sin stock de elementos como alcohol en gel, barbijos. Desde las droguerías, lo que nos van enviando, nosotros se lo estamos entregando a la población, pero sin dudas que llega un momento en donde se quedan sin productos. Además, es importante destacar, que no somos formadores de precios, por lo tanto no determinamos los costos de los productos, por lo que lo único que nos queda es ser respetuoso con la ganancia. Es una situación de vulnerabilidad, porque nos regimos de acuerdo al precio que nos estipulan en la cadena.

¿Cómo ve la provisión al sistema de salud de estos elementos fundamentales sanitarios o farmacológicos?

En cuanto a estos elementos de seguridad, más allá de que desconocemos como lo gestiona la parte pública, puedo pensar en la posibilidad de que hayan faltantes en algún momento. Pero de a poco, se ve que muchas empresas e instituciones están haciendo donaciones importantes. En cuanto a los medicamentos, no veo que escaseen.

Junto al gobernador Suárez

¿Qué opina de las amenazas que reciben los integrantes del sistema sanitario?

Es terrible. Más allá de que uno puede comprender el miedo y desconocimiento porque somos seres humanos y no lo podemos manejar. Pero no se puede compartir de ninguna manera las amenazas o escraches que puede recibir cualquier persona, pero menos los integrantes del sistema de salud, porque estamos arriesgándonos a trabajar en el frente de batalla. Es muy repudiable.

Te puede interesar

Top